lunabiodinamica_bosque-de-olivos

Aceite de Oliva en la Agricultura Biodinámica

El aceite de oliva procedente de Agricultura Biodinámica es el modo de cultivo más consciente y armonizador que conocemos. Tiene en cuenta recuperar las tierras y ecosistemas, siendo necesario un profundo conocimiento de la naturaleza para llegar a trabajar con sus fuerzas sutiles. Es muy importante la influencia de la Luna y de posiciones planetarias para las labores de la tierra, abono y recogida de la aceituna.

Para hacer un auténtico cultivo ecológico del olivar hay que dejar a un lado los esquemas convencionales, enfocar la agricultura desde un ángulo completamente nuevo, integrador, capaz de comprender, no el árbol aislado, o el insecto tal o cual, sino el sistema vivo como un Todo.

El secreto está en observar la naturaleza y respetarla. Las intervenciones deben ser las mínimas y poco agresivas. La naturaleza posee una serie de herramientas (fauna y flora beneficiosas) que actúan espontáneamente protegiendo y equilibrando nuestros árboles. En los olivares bidinámicos se protegen las cubiertas vegetales espontáneas (hierbas adventicias), que ayudan a conservar la biodiversidad en los primeros 20 o 30cm de la superficie. Con esta técnica se consigue mantener la humedad y evitar la erosión y degradación del terreno. Los restos de la poda y del desbroce primaveral sirven de abono para los suelos.

La Agricultura Bidionámica aprovecha todas estas sinergias para cultivar y asegurar además la conservación del medio ambiente.

El desarrollo de la Agricultura Biodinámica se inició en 1924 con una serie de ocho conferencias sobre la agricultura brindadas por Rudolf Steiner en Schloss Koberwitz en lo que fue la Silesia, Alemania, (actualmente en Polonia, al este de Wroclaw). El curso se llevó a cabo en respuesta a una petición de los agricultores que se percataron de las condiciones de degradación del suelo y un deterioro de la salud y la calidad de los cultivos y el ganado por el uso de fertilizantes químicos. Un grupo de investigación agrícola se formó posteriormente para probar los efectos de los métodos biodinámicos en la vida y la salud del suelo, las plantas y los animales.